martes, 14 de septiembre de 2010

Con las patas

Zona de Tolerancia


Rodrigo Vidal

En sentido estricto la expresión “manejas con las pies” (o con las patas) es adecuada, pues quienes manejan un vehículo saben que son de suma importancia e indispensables los pies para enclochar los cambios de velocidad, pisar el acelerador y el freno. Ergo, todos los que manejan lo hacen “con las patas”.

Pero la expresión se refiere a aquellos que pareciera que usan los pies en el volante y las manos en los pedales y hacen justo lo contrario de lo que establece las reglas de vialidad.

Xalapa, la capital del estado de Veracruz, la Ateneas Veracruzana, se promueve como ejemplo de cultura en toda la entidad, sin embargo, se impone la incultura vial, que supera la fama que era exclusiva de taxistas.

Y conste, dejaré de lado esa parte que le corresponde a las autoridades en cuanto a infraestructura vial como son la deficiencias en la señalética, en la semaforización, el que no estén delimitados con pintura los pasos peatonales, o la corrupción tan conocida y permitida de los agentes de Tránsito del Estado, entre otras cosas más.

Esta vez me refiero sólo de quienes toman un volante en sus manos y el poder que sienten al hacerlo, echando todo gramo de responsabilidad por la ventanilla. Todos tienen prisa cuando están en un vehículo. Los miles de taxistas por ganar pasaje, los motociclistas –tanto particulares como repartidores-, se atraviesan irresponsablemente entre los vehículos.

Todos rebasan por donde se les hincha en gana, en cruces con semáforos nadie respeta la línea peatonal, pintada o no.

En varios puntos de la capital, las zonas de “prohibido estacionarse” son áreas de estacionamiento. Los conductores de taxi y autobuses hacen paradas “donde el cliente se los pida”, y no donde deben.

Todos le quieren ganar al semáforo y terminan quedando a mitad del cruce peatonal –cuando bien les va-, o si no impactándose contra otro auto, en cualquiera de los dos casos, provocan un tremendo relajo vial.

El claxon se hace presente. Pocos usan el cinturón de seguridad. Quien tiene celular igual lo usa para mandar mensajes o para hacer y recibir llamadas –claro para eso son-, ¡pero manejando!

Están aquellos que se ponen PRENSA –así con letras mayúsculas-, y se estacionan donde quieran, hacen lo que quieran y sin trabajar en algún medio de comunicación, pero aún trabajando en uno, no debería existir alguna preferencia vial.

Es común y frecuente que las personas al volante se pasen los altos, mienten madres, griten, piten, rebasen, excedan la velocidad, se paran donde sea... así manejan en Xalapa. Pero los peatones que estén leyendo esto y asienten con la cabeza cada línea, también ponen de su parte para hacer de la vialidad un caos.

Nadie, de los que andan a pie, usa los cruces peatonales. Salen cual ánimas de donde sea sorprendiendo a los conductores. No se fijan en los semáforos al cruzar, por lo tanto lo mismo lo hacen cuando está en rojo, amarillo o verde –con el mismo paso lento y pausado-, diciendo “¡ah, me tiene que esperar, el peatón tiene preferencia!”.

Piden la parada del transporte público donde les ganó la prisa. Caminan debajo de las banquetas. Pero en ambos casos, conductores y peatones, ninguno admite culpa y para ellos todos los demás son unos... incultos viales.

Comentarios moderados de velocidad, quejas y sugerencias viales, dejarlos aquí y síganos en Twitter: @ZonaDtolerancia.

1 comentario:

mecanicoWEB.COM dijo...

Ser desentendido e imprudente es un de los muchos problemas en la falta de educación vial en México, Y cuando tenemos el gusto de ir a los Estados Unidos y manejamos en sus carreteras,,, Parece ser que somos otras personas, no solo cuando manejamos sino en todos los aspectos.....INCREIBLE o simplemente conciencia PLENA..

A mi me gusta la Zona