miércoles, 12 de noviembre de 2008

Hartazgo Rojo

Cuatro y quedan ¡dos!

Por Ruy

Lo que comenzó como una broma de mal gusto, terminó en la pesadilla roja que vivimos –y sufrimos- los veracruzanos. Cuando Fidel Herrera (que está por rendir su Cuarto Informe de Gobierno), dijo “a pintar de rojo el estado”, no se anduvo con medias tintas.

¡Todo se volvió rojo! Y cuando digo todo no exagero. La cosa empeoró cuando logró carro completo en 2007, que el PRI obtuvo la mayoría de los legisladores y de los municipios en las elecciones de ese año.

Entonces si, llegó la marea roja a Veracruz (Marea roja: Proliferación del plancton marino que es tóxico y frecuentemente mortal para los peces. Este fenómeno natural se estimula por el fósforo y otros nutrientes que son descargados en las rutas acuáticas por los seres humanos. El color de la marea puede ser rojo, verde o café); al grado de creer que padecía Deuteranopía (dicromatismo con una luminosidad relativa espectral muy parecida a la de la visión normal, pero que en el que se confunden el rojo y el verde, los colores del PRI).

Y a Veracruz lo pintaron de rojo:


las escuelas, los edificios públicos, el transporte, los botes de basura, los parabuses,


los empleados, los diputados, los alcaldes, los semáforos,



los puentes, los boleros, los escudos de los municipios, las cortinas de la oficina de este simpático funcionario del Sector Salud que hace la "roque-señal",



bueno ¡hasta las piedras rojas!




¡No contaban con su astucia!


¿Se acuerdan?
Eran tiempos oscuros durante el mandato de Fox (mayo 2005), cuando dijo que los mexicanos en Estados Unidos “están haciendo trabajos que ni siquiera los negros quieren hacer allá” (menos mal que ya no es presidente, ¡en la que nos hubiéramos metido con esa frese ahorita!).

Justo cuando estaba dura la crítica de la comunidad afroamericana contra Chente (con justa razón), el Servicio Postal Mexicanos que publica la estampilla del negrito más querido de los mexicanos (no, Fidel Herrera no es, tampoco el Negro Durazo, ni Zamorita), la de Memín Pinguín (Pingüín pa’ los cuates). Y pronto se descubrió un compló que aprovecharía el momento e invadiría el mercado con estampillas postales pirata. Por fortuna se logró impedir a tiempo la circulación de la estampa apócrifa. Aquí la muestra de una y otra.


Dicen que desde ahí planeó vengarse y comenzar a pintar todo de rojo.

6 comentarios:

Livia Díaz dijo...

hasta este blo es rojo !!!!!!!!
se me hace que tú le diste la idea !!!!!!!!!

RUY dijo...

Lo dijo Ismael, pero no pudo subir el comentario:

Coincido con Livia. Tu Bló también se contagió jaja. ¿Qué falta? Si los semáforos que por disposiciones internacionales deben ser de un color ahora son rojos... Será como un pueblo mágico y todos tendremos que tener las casas pintadas de un color: !Rojo Fidel!

Sabandijas dijo...

Rojo que te quiero rojo, hasta los calzones debe traer en tan llamativo color, y seguramente en algún momento "Ese de rojo..." (el estado,claro está).

ADN, eL MoRb0sO dijo...

ZAZ!!!


en la psicología de los colores, el color rojo altera de forma inconciente a las personas para incrementar la agresividad...

Así de que aguas!!!



Chales, este bló es rojo.

Y rojo es mi corazón!!! ^_^


Saludos.

RUY dijo...

Impertinente Aclaración 2

Jajajaja está bien! ya lo aclaré una vez, ahi viene de nuevo jajaja

El rojo en mi blog no es parte del contagio, ni una copia "fiel" del color de Fidel jajaja es por emular aquellos focos rojos que se ponían afuera de los burdeles en las zonas de tolerancia que advertían: "aquí hay... y bueno" jajajaja

¡¡Saludos a todos!!

Mireya dijo...

Cuando venía de vacaciones a Tuxpan me encantaba caminar por el boulevard, todo era blanco, el río reflejaba con alegría las luces y palmeras.
...che Fidel y ...che Ganem, ahora que vivo otra vez por acá, todo está horrible. Destruyeron el boulevard, y hasta hay que adivinar que camión es el que viene pues todos son rojos.

A mi me gusta la Zona