martes, 16 de junio de 2009

A ritmo de samba

Zona de Tolerancia

Por Rodrigo Vidal


El fin de semana, la Organización de Estados Americanos (OEA), aprobó la resolución “Derechos Humanos, orientación sexual e identidad de género”, presentada por Brasil. Este domingo, en Sao Paulo, la segunda ciudad más grande de Brasil, fue detonado un explosivo durante el desfile del Orgullo Homosexual, que dejó a 21 personas heridas.

Durante los mismos festejos, la policía local reportó tres casos más de agresiones contra homosexuales, uno de ellos un joven de 17 años que permanece en estado de coma.

Dos hechos. Un país, en este caso Brasil. Las caras de la moneda se mostraron este fin de semana. Por un lado la resolución presentada por el gobierno brasileño ante la Asamblea de la OEA, que se reunió el pasado 13 de junio en San Pedro Sula, Honduras, que condena los actos de violencia y las violaciones de derechos humanos cometidos a causa de la orientación sexual e identidad de género.

Un día después, los actos de violencia en la ciudad de Sao Paulo durante un festejo de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transgénero, travesti, transexual e intersexual (LGBTI), que reunió a tres millones de personas –según cifras de las autoridades brasileñas-, dejaron evidente la urgencia de detener las agresiones y violaciones a los derechos humanos de estas personas.

La resolución fue aprobada por los 33 países de América, y en ella se urge a los Estados a investigar los actos de violencia –como el de este domingo en Brasil-, las violaciones de derechos humanos, que los responsables enfrenten las consecuencias ante la justicia, además se invita a los países a asegurar una protección adecuada de los defensores de derechos humanos y “se solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a los demás órganos del sistema interamericano que sigan prestando la adecuada atención al tema”.

Lo ocurrido en Brasil –país que presentó la resolución-, es una muestra de que no toda la población de un territorio va de la mano con los esfuerzos de sus gobiernos, que toman iniciativas para instaurar medidas, a través de normas, que fomenten la tolerancia entre las personas, respetando orientaciones sexuales, ideologías, creencias religiosas, simpatías políticas, razas, género, regionalismos, condiciones físicas o de salud, trabajos, formación académica, y demás factores que históricamente han servido de justificación para discriminar, con todas las consecuencias que ello implica.

Brasil daba un mensaje a los países de América al promover la resolución “Derechos Humanos, orientación sexual e identidad de género”, cuando algunos ciudadanos en Sao Paulo cometían actos que confirmaban la necesidad de promover la tolerancia hacia la población homosexual.

El Picadero
Hablando del tema, en Veracruz pasó a la congeladora la iniciativa de la Ley de Convivencia, que permitiría en esta entidad la legalización de uniones de dos personas del mismo sexo, entre otros aspectos. La razón: al parecer no todos los legisladores del PRI estaban convencidos de la conveniencia política de aprobar esta ley en momentos electorales. Y eso que el PRI creó su Coordinación para la Integración Social y la Diversidad Sexual.

Por cierto, que otra de las iniciativas que se encuentra en análisis en Veracruz –y que se cree tome por asalto el Congreso local-, es la que amplía los derechos de las personas desde su concepción y penaliza el aborto, como ya ha ocurrido en 13 estados de la República, donde panistas y priistas van muy de la mano.

Comentarios, quejas y sugerencias, dirigir aquí

4 comentarios:

Luis Domart dijo...

Saludos, me encanta tu blog...

Respecto al más reciente tema, hay que hacer algunas menciones especiales, indudablemente para la comunidad LGBTI este hecho representa un enorme avance en cuanto a lucha por igualdad de derechos, cada paso que se realiza en esa dirección representa un enorme avance hacia la meta final.

Sin embargo, debemos resaltar la importancia de redefinir las acciones "puras" encaminadas a este bien y las que solo se tiñen con beneplácito del tema para otro propósitos personales o colectivos, llámense políticos o de cualquier otra índole.

Y es que pruebas empíricas más contundentes reflejan sin duda esta clara contradicción, en un país donde se estima que homosexuales y lesbianas representan más de 10% de la población de 185 millones de Brasileños, cuesta trabajo creer que inocentemente el gobierno a la cabeza dirija sus esfuerzos en torno a la comunidad sin esperar nada a cambio, especialmente cuando en las pasadas elecciones el actual presidente izquierdista no obtuvo el porcentaje de votación deseado.

Sin intentar descalificar de ninguna forma los esfuerzos por mejorar las condiciones de la comunidad LGBTI internacional, creo que conviene hacer un análisis más profundo de lo que ocurre en el entorno sin dejar que las apariencias nos limiten.

RUY dijo...

Cierto, queda siempre claro que la movilidad social vá un paso -o varios-, más adelante de las decisiones que los gobiernos y autoridades puedan tomar. Por eso terminan por abanderar casusas.

Pero también es el resultado de la presión social que, en el caso de la comunidad LGBTI, ejerce desde sus trincheras por años, y es válido por lo tanto el tomar estas situaciones como triunfos; es más es necesario que se tomen por asalto estas iniciativas y que sea la misma sociedad quien saque todo el provecho de ellas.

Gracias por leer y comentar!!

El Corazón enredadera. dijo...

uta compadre, ayer mi marido estaba platicando con uno de sus amigos y le comentaba lo del explosivo en la marcha. algo esta pasando en brasil y creo que ira subiendo de tono en los proximos meses.

sobre los candidatos LGBTTTI que le puedo decir? en el diplomado se ven las tendencias partidistas, las practicas maizeras a la usanza priista y se evidencia la fractura de lo mal llamado comunidad LGBTTTI.

la ultra derecha ha avanzado silenciosa y sin encontrar oposicion de las organizaciones de la sociedad civil, quiza porque la mayoria esta coptada por el estado y se conforman con un financiamiento de proyectos para subsistir prostituyendo los derechos ganados. tremendo el retroceso con el derecho a decidir de las mujeres sobre su cuerpo, ya le pusieron un candadote.
me preocupa este pais.

RUY dijo...

Ni que lo digas, claro que preocupa, ahora hay que ocuparnos y es aquí donde tienes razón, será más difícil porque las organizaciones civiles no muestran oposición, sólo muy pocas.
Saludos!

A mi me gusta la Zona