martes, 17 de febrero de 2009

De lo políticamente correcto

Zona de Tolerancia

Por Rodrigo Vidal


El español es un idioma del cual disfruto aprender a cada momento, independientemente de lo necesario que es para esta profesión, porque me resulta bello y vasto. Es tan maravilloso que hay palabras para cada cosa. Por eso me divierte –aunque en ocasiones me enoja-, toparme con expresiones de “lo políticamente correcto”, que tratan de disfrazar lo que en el legítimo español significan.

En esta corriente de guardar las formas y las proporciones, hay palabras y expresiones llenas de hilaridad. Ejemplo, antes mis abuelos eran ancianos o viejos (así, con todo el respeto que merecen), ahora son “adultos mayores”, luego de haber pasado por “adultos en plenitud” y “personas de la tercera edad”.

Los niños de la calle ya no son de la calle, ahora se les dice “niños en situación de calle”, pero también fueron clasificados en aquellos que son “de la calle” y “en la calle”. A las prostitutas ahora les llaman “trabajadoras sexuales”, aunque también fueron “sexoservidoras”.

Para los programas oficiales, algunos términos resultaban ofensivos, por eso optaron por cambiarlos, pues ahora viejo se toma en sentido peyorativo, aunque yo insistiré que se trata del modo en que se aplique.

Hoy me encuentro con términos como “crecimiento negativo”, para referirse en economía que, sencillamente, no hay crecimiento o hay poco crecimiento. Para el caso es lo mismo, en lugar de crecer “vamos pa’ atrás”, aunque esta vez se le dice así para que no suene “feo”.

La semana pasada leía una nota sobre la situación de equidad de género en Veracruz. Igual me dio harta risa, sobre todo porque la titular del Instituto Veracruzano de la Mujer, Martha Mendoza Parissi, hacía referencia a que Veracruz ocupaba el lugar 28 en el país en materia de equidad de género (?); dicho de otra manera, tiene la cuarta posición nacional en inequidad de género. Es igual, pero suena diferente.

Con todo esto y más, quedo convencido que no es la manera en que la clase política da nombre a los problemas, sino la solución que plantean para los mismos. No es inventar un término nuevo para los ancianos, sino la condición en la que ellos viven y lo que se hará ahora que la población adulta incremente y la joven disminuya.

No es buscar un nombre “menos feo” para los niños de la calle, cuando su situación es por demás espantosa. Se trata de generar las mejores condiciones de las personas, más no de mejorar la manera en que los llamaremos, de lo contrario ¿a qué nos enfrentaríamos en un futuro? Espero un día no tener que escuchar hablar a un político, refiriéndose a la pobreza como la “no riqueza”, sólo para que “se oiga bonito”.


Comentarios políticamente incorrectos, dirigir aquí:

1 comentario:

kary.journalist dijo...

Hola:

Como siemrpe, es una táctica informativa para disfrazar las realidades. Como dices, es una forma de hacer sonar menos feo las cuestiones que andan mal y que todo mundo sabe que andan mal, pero qué diferente se oye cuando dices 'somos la cuarta entidad donde más se discrimna la mujer' a lo que decía la jefa de ese instituto (que por cierto, debería sentir vergüenza de disfrazar las cosas cuando debería decirlas lo más claro posible o se van a perpetuar esas actitudes hacia la mujer).

Y por cierto, a la pobreza le dicen 'los desprotegidos', 'la gente de bajos recursos', claro que le cambian el nombre a cada momento.

Saludos.

A mi me gusta la Zona