lunes, 5 de enero de 2009

Publicar o censurar, el dilema

Zona de Tolerancia

Por Rodrigo Vidal


El año que terminó fue un mal año para el periodismo y la libertad de expresión, y no sólo por las cifras de asesinatos de periodistas, sino por todos los esquemas de represión-censura que enfrentó (y enfrenta), este gremio y la sociedad en general.

El derecho como ciudadanos al acceso a la información, a tener una prensa libre y plural, a expresar nuestras ideas de manera abierta y respetuosa, se ve truncado por la serie de acontecimientos registrados en 2008 y el escenario, que pinta igual, en este 2009, y no se trata de pesimismo per se, sino de repasar de nuevo el contexto nacional y local en cada estado del país y confirmar que seguimos igual.

En el caso de los atentados contra periodistas, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), desde 2000 hasta la fecha se han registrado 45 asesinatos de periodistas. Las organizaciones Reporteros sin Fronteras, el Comité para la Protección de Periodistas y la Sociedad Interamericana de Prensa, registraron respectivamente 4, 5 y 9 crímenes contra periodistas en México durante 2008 (aunque de acuerdo con el titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP), Octavio Orellana, en 2008 únicamente habían ocurrido 2 asesinatos de periodistas atribuibles directamente a su labor profesional).

Esto sin contar las agresiones que no derivaron en asesinatos. De acuerdo con Reporteros sin Fronteras, antes de que finalizara 2008 tenían contabilizado 150 agresiones. Ante este panorama de inseguridad, producto del avance del crimen organizado, muchos medios adoptaran como “seguro de vida” la autocensura. Una medida que nos salva el pellejo pero que viola uno de los principios primordiales en toda democracia: la libertad de expresión y prensa.

Por desgracia la solución no está sólo en la voluntad política de querer garantizar el ejercicio periodístico libre en México. La impunidad que se presenta en cada uno de los casos, aleja cada vez más la posibilidad de ejercer libremente el periodismo en México sin sufrir una consecuencia, que va desde la intimidación hasta el asesinato o la desaparición.

Este panorama no es exclusivo de los comunicadores. Es el cáncer inextirpable del sistema judicial mexicano.

Pero no sólo el crimen organizado es el “censor” del periodismo en México. La censura de estado persiste y ha encontrado su caldo de cultivo en las entidades del país. Desde que el PRI perdió la Presidencia de la República, cada gobernador hizo de su estado un coto de poder y las prácticas de censura se acentuaron.

En los estados, mediante el condicionamiento de la distribución de la publicidad oficial, los gobernadores garantizaron así la manipulación y el control de los medios locales. En algunos casos el esquema se repite hasta en los municipios, con las presidencias municipales.

El caso Veracruz es uno de ellos. Aquí se ha llegado al extremo de que sea el Director de Comunicación Social, Alfredo Gándara, dicte a varios medios la nota “de ocho”, la principal, y al otro día los periódicos salen “uniformados”. Difícil leer, ver o escuchar en medios, una sola crítica a Fidel Herrera Beltrán, pese a todas las situaciones que se han presentado en la entidad que van desde violaciones a Derechos Humanos hasta muertes por epidemias en municipios marginados o muertes en detenciones de manifestantes por parte de Seguridad Pública.

Hacer periodismo hoy es un acto de heroísmo. Por eso felicito a quienes desde sus medios y por sus medios hacen del periodismo el arma para señalar los casos de corrupción e injusticia que enfrentan los ciudadanos día con día en nuestro país. Pues como indicó el reporte de una de las ONG que se dedica a defender la libertad de prensa, en México los periodistas se ven “cada vez más vulnerables y desprotegidos”.

Por ello, desde aquí, me sumo a la propuesta de que los delitos contra la libertad de expresión se federalicen. De ahí la importancia que seamos sumamente cautos a la hora de elegir a quienes serán nuestros próximos representantes en la Cámara de Diputados, para que desde el Congreso se legisle y apruebe la iniciativa que estipula como delitos federales los ataques “contra las instalaciones de cualquier persona moral dedicada a la comunicación”.

¡Santos Reyes, Batman!
La crisis alcanzó a Melchor, Gaspar y Baltasar. La venta de fotos con los tres Reyes Magos cayó hasta en un 50 por ciento, según reportaban los representantes de estos personajes que se instalaron en la explanada del Monumento a la Revolución, en la capital del país. También la Cámara Nacional de la Industria Panificadora y Similares de México (Canainpa), informó que la venta de las tradicionales –y deliciosas-, rosca de reyes bajó hasta un 35 por ciento.

Ángeles blancos
Desde aquí mis felicitaciones a todas las enfermeras y enfermeros por su día. Gracias a aquellas y aquellos que ejercen con profesionalismo y vocación –mucha vocación-, su trabajo. Y para los que no –porque también los hay-, pues que tengan como propósito mejorar su desempeño en este 2009. ¡Felicidades!


Comentarios, quejas, sugerencias y envíos de rosca de reyes, dirigir a:

5 comentarios:

PashmiNa dijo...

qué miedo ejercer la carrera de periodismo en México,... miedo a terminar como el periodista asesinado en Acapulco (no recuerdo su nombre) pero no sólo en México se vive tan terrible ituación, es a nivel mundial, ya es dificil decir lo que piensas sin meterse con nadie por eso aplica el dicho "calladito te ves más bonito" pero si un periodista la aplica ¿qué es entonces un periodista?

qué triste que no haya plena libertad de expresión, de tener que callar cuando queremos gritar; qué frustrante.

En cuanto a los reyes... pobres, sin lana por sus fotos no sé cómo le hicieron para repartir juguetes, jeje

si comes rosca cómete un pedazo por mí, sí? ya que ya empecé la dieta desde el día 1° y no pienso romperla.

sALUDOS!

xD

RUY dijo...

aah!! basta con tu dietaa!! come rosca!! jajajaja Anda, que esto lo vives sólo una vez al año!

Partiré una a tu salud y si te sale muñequito te comprometes a los tamales el día de la Candelaria, conste!!

Abrazos

PashmiNa dijo...

jajajajaja ya hablé con la nutriologa y me dio permiso!! jajajaj solo falta que la quieran comprar en casa, jeje

Pd: mmm... puedes pasar x mi blog a votar por el nombre de mis tortugas? xD

ADN, eL MoRb0sO dijo...

¿Oh pues?

¿ónde me dejasteSS el rojo?

o_Ô!!

Bueno, tú y pash ya se traen los comments como MSN, jajajajajaja.


Pero sí, Ejercer el periodismos ya es trabajo de valientes sin temor a que los maten, chales!!! Una carrera de libertad no tan libre. Diablos!!

Yo por eso mejor escribo en blogs!! jejejejeje.

Sobre la rosca LES presumo que comí una rosca mega nice, con relleno de nuez, almendras y crema pastelera DE-LI-CI-OSA!!!!

ENVIDIENMEEEEENNNN!!!

sALUDOS RUY!!!

^_^

kary.journalist dijo...

¡Hola! Qué mal, el otro día según vine y deje comentario (es más, era el primero) y ¡no se grabó!

Qué frustrante, y ya no me acuerdo qué te puse, :( Bueno, pero para el caso, yo creo que ser periodista en México es un deporte de alto riesgo.

Hay situaciones horribles, a mí sólo una vez me tocó algo medio curioso, que no pasó a mayores, pero me dejó pensando: una señora que solicitaba hablar con el editor o editora y como ese día yo estaba de encargada, me llaman de la recepción ("#$ vigilante de la entrada tan tonto, de verdad) y la señora me comenzó a rogar que no sacara la foto de su marido, que porque él no había robado ningún camión con mercancía.

Luego de consultar con mi jefe, la quitamos, más por seguridad (mía) que porque creyeramos que era lo correcto, ¿pero qué más hacer cuando la señora ésta ya me había visto y no sabíamos si el marido era incluso de una banda establecida? En fin...

Saludos.

A mi me gusta la Zona