viernes, 23 de enero de 2009

¿Armaos los unos a los otros?

Zona de Tolerancia

Ganamos justicia más
rápidamente, si hacemos
justicia a la parte contraria.
Mahatma Gandhi

Por Rodrigo Vidal


Era de esperarse -pero desde mi punto de vista, no es de aplaudirse-, la aparición de grupos ciudadanos dispuestos a tomar justicia por sus propias manos, como el Comando Ciudadano por Juárez (CCJ), que debutó el pasado 15 de enero, al menos vía Internet, en un comunicado que llegó a los correos electrónicos de varios medios de comunicación.

“Más vale la muerte de una mala persona, que ésta mala persona continué contaminando a nuestra región y el CCJ funciona con participaciones financieras de parte de los empresarios afectados y nuestra misión es terminar cada 24 horas con la vida de un criminal”. Así decía ese correo que recibieron y difundieron los medios de comunicación.

Preguntando aquí y allá, amigos y conocidos dicen estar a favor de la venganza social como respuesta al fracaso de las acciones de los gobiernos, Federal y estatales, contra la delincuencia organizada, y desorganizada. Es más, piden que primero acaben con los políticos, jueces, ministerios públicos, policías, y todo aquel funcionario público corrupto, incapaz de brindar e impartir justicia y hacer lo contrario.

Esa frustración de saber y ser testigos de cómo crece la impunidad y la delincuencia, hace que en nuestras mentes nos pase por algún momento ese deseo de venganza, de acabar con los delincuentes en nuestro país. Y varios políticos –que no cantan mal las rancheras en esto de delinquir-, aprovechan ese sentimiento y lanzan campañas como la de reinstaurar en México la pena de muerte. Justo como lo hace el Partido Verde Ecologista, ¿el partido de la vida?

Es natural que al sentirse amenazado, alguien busque defenderse. Dentro de la estructura en la que funciona la sociedad, corresponde a las autoridades otorgar esa seguridad pública a todos los ciudadanos. Pero en México, en ese renglón ya están reprobados. Entonces, ¿lo que sigue es la venganza? ¿la justicia por propia mano?

Con todo y el oscuro panorama, me atrevo a decir que no. Esa tampoco es la solución. Como mexicanos tenemos muchas “armas” de las cuáles valernos, y están en nuestras leyes. El problema es que poco o nada las conocemos, y de ahí se aprovechan quienes nos gobiernan para mantenernos en el oscurantismo, por ejemplo ¿sabían que hasta los mismos retenes policiacos, y ahora del Ejército Mexicano, son anticonstitucionales?

La movilización social es otra “arma” que tenemos para exigir que se haga justicia en México. No es utopía. Una solución por esta vía se vislumbra lejana, pero más lejana será mientras no iniciemos. Mientras la mayoría prefiera saber lo que pasa con los personajes de su novela favorita que lo que le ocurre a sus vecinos, no tendremos solución a nada.

Mientras estamos indiferentes a la injusticia que se comete contra los demás, tejemos nuestro propio infortunio, pues tarde o temprano la injusticia nos alcanzará y nadie nos va a socorrer.
La preparación será siempre nuestra mejor arma, y la toma de acciones, alejadas de violencia, nuestra mejor estrategia para enfrentar las injusticias, la violencia, la delincuencia y la corrupción.

Debemos rechazar todo acto “cívico” de venganza sustentado en la ilegalidad, como el caso del CCJ, pues tan criminal es el asesino como el que lo asesina. “Ojo por ojo, y el mundo acabará ciego”, dijo Mahatma Gandhi, y debemos darnos cuenta que justo eso está ocurriendo.

O ¿será que estamos por cumplir el ciclo, mesiánico, de estallido social armado cada 100 años en México?... de ser así, eso sería el próximo año ¡Ay, nanita!

Comentarios, quejas, sugerencias, aquí abajo:

5 comentarios:

kary.journalist dijo...

Primero que nada, no juegues, ¿estallido social? Espero, sinceramente, que esto no suceda, para quienes tenemos hijos es terrible de por sí la violencia en la que vivimos y pensar que suceda esto es terrible.

Por otro, estoy de acuerdo contigo, el ojo por ojo no es la solución, lo malo que la gente, ante la desesperación, no piensa. No piensa sobre todo que un grupo armado puede fácilmente volverse tan 'justiciero' como para quitar de enfrente a los que les sean 'desleales'. Terrible perspectiva.

Saludos.

ADN, eL MoRb0sO dijo...

Chales!!!

Nomás espantando gente Ruy!!!

Tú también crees en que debemos repetir la historia de cada 100 años???

Noooo, me niego !!!

Espero que todo sea paz. Ya sé que es una utopia pero pues...


Nota.- Ya pude darme una escapadita por acá!!! ^_^


Saludoteees!

aldan garher dijo...

en cuanto al comentario que ojo por ojo no se abatiria el problema de la inseguridad, dejame vertir mi punto de vista, es dificil que la aplicacion de las leyes sea como debiera en mexico, hay de por medio intereses enormes que no permiten la erradicacion de la misma, por citar el principal el economico; es por ello que al menos yo si estoy de acuerdo con los juarenses, en lo particular aqui en poza rica, ya no puedes salir igual que antes por las calles porque temes que algo te suceda a ti y a tu familia, porque los hechos violentos se siguen dando aunque exista censura en los medios.

Livia Díaz dijo...

( O sea ibas a decir otra cosa pero se te chispoteó, o le diste otro final y te guardaste el final final a tu artículo? )
entre tendencias apocalípticas... y quienes dicen que se han de resolver los problemas creando más problemas... solo veo protagonismos, la desesperación del inexplicado ser, que quiere acabar con su artura en el espejo...

RUY dijo...

Quise dar este final al texto, no porque esté de acuerdo con ello, ni desee una revolución en 2010, sino para conocer las reacciones que tendría la pregunta; una pregunta que constantemente escucho y leo, y que en lo personal, también me aterra.

Estoy a favor de tomar acciones, pero nunca encaminadas a reforzar el ambiente de violencia que ya vivimos en el país, con ideas vengativas y vengadoras. He ganado más en mi vida personal siendo respetuoso, y quienes me corresponden con respeto, también salen ganones.

¡¡Saludos y gracias por sus comentarios!!

A mi me gusta la Zona