miércoles, 8 de octubre de 2008

Vida, te ve

(Cuento)
















El sueño de ser estrella de tele está cumplido, hoy se estrenará el nuevo Reality Show: la vida de Telésforo Buenaventura. Quince cámaras lo seguirán en cada hora de su vida. Siete estratégicamente distribuidas en su casa de dos recámaras, cocina-comedor, sala, pequeño jardín, baño –donde con una mancha borrosa ocultarán algunas partes del cuerpo de Telésforo que por principios se negó a mostrar, estipulándolo en el millonario contrato. Telésforo pensaba en sus padres y cómo ellos trazaron su destino al elegir su nombre. Viene de los vocablos Tele y Foro; había nacido para los foros de televisión.

La transmisión inicia con la presentación de Telésforo como personaje principal del Reality, a quien el televidente podrá seguir con detalle en alta definición cada segundo durante tres meses de la vida del hombre que hace dos semanas dejó de ser común para brincar al estrellato.

Las cámaras lo siguen. La iluminación del cuarto donde Telésforo archiva todos los días las miles de fojas del despacho contable para el cual trabaja le da un toque cinematográfico.

Tres camarógrafos, uno dentro del microbús que sigue a Telésforo, y dos más en motocicleta, registran el recorrido del singular personaje de su trabajo a su casa. Siempre sonriente.

Telésforo llega. Entra a su casa; se prepara un refrigerio dispuesto a hacer lo que más le gusta: el ritual de sentarse por horas a ver la televisión. Esta vez verá el estreno de tan anunciado Reality Show patrocinado por las marcas más famosas de refrescos, papas fritas y toallas sanitarias de máxima absorción.

Acomoda los cojines del sofá, coloca su refrigerio en la mesa de centro; enciende con el control remoto el televisor pantalla de plasma 36 pulgadas para ver el novedoso programa del hombre que está sentado frente al televisor viendo el programa del hombre frente al televisor, que ve a un hombre viendo el programa de un hombre frente al televisor viendo...





Rodrigo Vidal
Julio 2008

3 comentarios:

Leteriely dijo...

Como dicen por ahí en mi rancho cuando se tienen unas copas encima: "mis respetos, mis respetos..!!", la verdad es que me parece una historia espectacular (me recordó la película que vimos hace rato de los espejos, por aquello de la reflexión, en fin). Que efectivamente muestra lo que estamos viviendo sentados frente al televisor. Que caray! vemos al mismo guey que ve un wey que ve al mismo wey... y así...Y ni nos damos cuenta.
Permíteme felicitarte, la verdad me parece una muy buena historia de la cual puedes sacar provecho. Echale ganas y muchos saludos desde Puebla de los Angeles..!!! y mira que si los hay eh! saludos ese Roy!!!

ADN, eL MoRb0sO dijo...

Que tal.

Oye, andando de blog en blog caí, afortunadamente aquí.

Permíteme felicitarte por este blog, es genial. Me gustó.

Y más por que eres periodista, andamos encarrilados en el mismo ambiente, casi casi... jejeje.

Inmediatamente incluiré tu blog en mi lista, claro, si no te molesta.

Estaré por aquí

Saludos ^_^

Gabriel Castillo dijo...

Saludos, bueno me gusto el cuento, solo me gusto, espero y tu no tengas tanta adiccion a los medios, por eso yo leo un blog de alguien que le un blog, de alguien que le un blog.

A mi me gusta la Zona