lunes, 20 de octubre de 2008

Clientelar

Zona de Tolerancia

Por Rodrigo Vidal


Desde los anales de la historia moderna de la política mexicana, la oferta de Programas denominados por el Gobierno como “sociales” ha sido basta. Hay programas hasta pa’ echar pa’ arriba. En este mercado de programas “sociales”, donde los nombres han cambiado, pero la sustancia es la misma, los hay de todo y para escoger, aunque sus resultados se cuestionen en función del nivel de pobreza que impera y aumenta en el país.

Quien creyó que con la transición (refiriéndome al cambio, no a la transa, aunque pareciera), de partido en el poder (antes PRI-AN ahora PAN-PRI), creyó que mucho de esto cambiaría, poco le duró el gusto. Los programas, igual en gobiernos priistas como ahora en los panistas, se hacen y reparten según los intereses y conveniencias de los políticos gobernantes, no de la supuesta clase beneficiada.

Con los años los programas clientelares acabaron con los sistemas de organización natural en las zonas rurales. Por ejemplo convirtieron a los productores y campesinos, en dependientes de los recursos que los programas otorgan mes con mes. Debilitaron al campo, que hasta hoy sigue esperando esa tecnificación revolucionaria prometida sexenios atrás (la última vez, si mal no lo recuerdo fue con Carlos Salinas de Gortari)

Con Fox el único campo que se benefició fue el rancho de su familia en Guanajuato. Con Calderón se está repitiendo un esquema similar al de Solidaridad empleado por Salinas, muy agresivo en cuanto a difusión se refiere, pero con resultados que son cuestionables por lo nulo de sus alcances, como ocurre con el Programa 3x1 para migrantes, que sólo tiene 41 beneficiarios en todo el país, seis en Chihuahua y 35 en Michoacán (según las cifras que la Sedesol publica en su página de Internet).

En México, el total de personas beneficiadas con 15 programas sociales (algunos estatales), es de 34 millones 717 mil 540. El menú de la Secretaría de Desarrollo Social es el siguiente (tome dato de su favorito): Programa 3x1 para migrantes, Programa de atención a los adultos mayores de 70 años y más en zonas rurales, Programa de atención a jornaleros agrícolas, Programa de empleo temporal (PET), Programa de guarderías y estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras, Programa de opciones productivas, Programa Hábitat, Programa para el desarrollo local (Microrregiones), Programa de rescate de espacios públicos, Programa de apoyo a los avecindados en condiciones de pobreza patrimonial para regularizar asentamientos humanos irregulares, Programa alimentario para zonas marginadas, Programa de apoyo a zonas de atención prioritaria.

De todos estos, hay siete programas que tienen menos de cinco mil beneficiarios, y son: Microrregiones con 4 mil 730 beneficiarios; Programa de atención a jornaleros agrícolas con 3 mil 392; Programa de opciones productivas, 2 mil 705; Programa del Fondo Nacional de Fomento a las Artesanías, 827; Programa de vivienda rural, 784; Programa incentivos estatales (sólo en Quintana Roo), 49; y el Programa 3 x 1, que es igual a 41 beneficiarios, (seis en Chihuahua y 35 Michoacán).

Entonces, desarrollo social es lo que menos se consigue con este coctel de programas, pues lleva a la individualización de las comunidades, los barrios y las colonias, a su dependencia y a permanecer en la miseria. Es en el rescate a la cultura tradicional indígena donde se observa muy claro cómo repercute este esquema de programitis (muy agudo), y se evidencían sus fracasos.

Aunque los participantes en ritos, danzas, orquestas, creadores de artesanías, y demás manifestaciones culturales tradicionales, tengan la intensión de preservarlos y trasmitirlos a las siguientes generaciones, la falta de oportunidades de empleo, los bajos salarios, la dependencia a programas cuyos apoyos económicos son rebasados por la inflación, hacen que dejen de lado su práctica, hasta llevarlos al olvido.

Los programas no son integrales. Cada uno tiene su fin que es muy claro, hacer personas más pobres y más dependientes de los mismos para aprovechar ese mercado en los procesos electorales. Es así como evolucionó la tradición del fraude.

Por los caminos del sur…
Mi agradecimiento para el pueblo zapoteco de Santa Teresa, municipio de Santiago Sochiapan, por su hospitalidad y permitir compartir parte de su riqueza cultural en la fiesta patronal. Esa comunidad es cuna de varios acróbatas indígenas, llamados maromeros, un ritual que se practica en regiones de Oaxaca y sur Veracruz.

Por cierto, que ahora entiendo (aunque no justifico), por qué queman a la gente para hacerse justicia en esas regiones, pues de pronta y expedita no tiene nada. Imagínense que el municipio indígena de Santiago Sochiapan carece de una agencia del Ministerio Público, por mencionar un aspecto, sólo uno, de la tan mala administración e impartición de justicia.

Y para que nos quede de consuelo a los que vivimos en el norte del estado, la red carretera del sur está igual de peor.

Comentarios, quejas y sugerencias dirigirlas a: rodrigovp76@gmail.com, o aquí abajo donde dice comentarios.

2 comentarios:

ADN, eL MoRb0sO dijo...

woooooooooooow por lo de la quema de personas!! jejeje. Mínimo se quieren hacer justicia por propia mano. Chales.

De la fiesta patronal, que padre que tienes la oportunidad de vivir la experiencia de eventos tan bellos. Las fotos están geniales.


Sobre los programas... mmm... pues ni qué decir... Definitivamente es una estrategia más para fortificar el poder en turno, generar el agradeciemiento casi casi divino en los 'beneficiarios' y de paso tapar el ojo al macho al resto del país cacareando los supuestos logros de los mentados 'apoyos'

Oye, por cierto, ya puedes cambiar en tu BlogRoll la dirección de mi blog, jijiji. Ahora tengo otro, por si gustas visitarlo.

Hacer click en mi foto... jejeje


Saludos.

Gracias por leerte.

kary.journalist dijo...

En gobiernos creados por gente corrupta y que sólo ve por sí misma el único resultado de los programas será atraer más agua a su molino, no extraña... La verdad como quien llega a la política muchas veces se 'entrena' en corrupción (o si no es corrupto, lo hacen a un lado o peor, lo matan) pues sólo eso va a resultar de cualquier gobierno en México...

Bonitas fotos y qué padre que puedas hacer eso de conocer tradiciones y difundirlas...

A mi me gusta la Zona