domingo, 3 de mayo de 2009

Mexicanos, reprobados en democracia

Democracia ausente de la conciencia de los mexicanos: encuesta "Discordia y concordia"
• Tanto políticos como ciudadanos salen con bajas calificaciones


Por Marcos Daniel Aguilar

DISTRITO FEDERAL, México, 23/04, (N22).- "La democracia está en las urnas y en los discursos pero no en las conciencias ni en las costumbres de los mexicanos." Esta fue la conclusión a la que un grupo de analistas llegaron tras estudiar los resultados de la primera Encuesta Nacional sobre la Discordia y la Concordia que presentaron el día de ayer sus organizadores en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana, de la ciudad de México.
Esta encuesta fue realizada por la consultoría ZIMAT, la Fundación "Manuel Arango" y la revista Nexos.


José Carlos Castañeda, consultor de ZIMAT, manifestó que esta encuesta "es una evaluación del estado de nuestra democracia en dos niveles. Por un lado la clase política salió reprobada en términos de comportamiento democrático, pero por el otro lado, también los ciudadanos estamos reprobados, pues no salimos mucho mejor. Éste es un dato interesante. Hay altos niveles de intolerancia a las diferencias políticas entre los mexicanos".

Según este consultor, después de los procesos electorales de 1997 y 2000, llegó la pluralidad partidista a México, pero en todo este tiempo no ha sido posible crear los sistemas adecuados para aprovechar democráticamente esta pluralidad, pues no hay incentivos para conciliar ni cumplir acuerdos:

"La idea de esta encuesta es crear un debate sobre cómo construir una gobernabilidad de la pluralidad. Tenemos un país muy plural que no ha encontrado los mecanismos para llegar a acuerdos y esto es lo que refleja la encuesta", mencionó Castañeda.

Una muestra de ciudadanos mexicanos fue evaluada para conocer su sensibilidad democrática a través de opiniones acerca de valores que tienen que ver con esta forma de gobierno. Por ejemplo, pidieron a las personas calificar a los políticos en una escala del uno al diez sobre: si son tolerantes a las diferencias políticas, por lo cual recibieron una calificación de 5.4. Si los políticos aprueban leyes en busca del beneficio común, obtuvieron un 5.3.

Otra pregunta fue: "Por lo que han visto o escuchado, ¿el estilo de hacer política en México es?" El 49% de la población mencionó que los políticos buscan conciliar intereses para llegar a acuerdos, mientras que el 34% manifestó que buscan imponer sus opiniones. Un 17 % dijo que los políticos buscan el enfrentamiento. Es decir, menos del la mitad de la población mexicana piensa que la clase dirigente pueda llegar a una negociación a favor de la colectividad.

Otra de las preguntas fue: "Cuando un político es conciliador, ¿cree que gana o que pierde liderazgo?" Los resultados arrojaron que el 62 % cree que gana liderazgo, pero un 32% manifestó que pierde liderazgo, es decir, casi una tercera parte de la población piensa que cuando un político trata de negociar alguna ley con un político del bando opuesta está perdiendo "credibilidad" antes ellos.

En la parte de los ciudadanos, según la encuesta, éstos salen reprobados en materia de su participación en los temas públicos. Por ejemplo, les preguntaron si participaban en foros y reuniones con autoridades: el 52% por ciento dijo que participaría pero actualmente no lo hace, mientras que sólo 20% dijo que sí participa en esta actividad. Y sobre su participación comunitaria para resolver problemas de inseguridad: un 62% declaró que participaría, pero no lo hace.

Por su parte, la periodista Rossana Fuentes-Berañin, indicó que la encuesta demuestra la poca participación ciudadana y dijo que una forma para resolver este problema es a través del apago de impuestos y cumpliendo la ley. Además, calificó a la sociedad mexicana como una ciudadanía de baja intensidad, pues "la democracia no se limita en emitir un voto, también existen otras formas de participación".

José Carlos Castañeda concluyó que mediante este trabajo de análisis se puede determinar que en la sociedad hay un estancamiento debido a que los pocos acuerdos a los que llega la clase política no benefician del todo a la ciudadanía. Aclaró que la gente piensa que esos acuerdos privilegian a grupos en el poder y no a la comunidad. Además indicó que la gente no sabe qué es una democracia, por ello no aprovechan los espacios públicos que sirven para beneficiar a los ciudadanos.

Fuentes Beráin y Castañeda coincidieron que esta encuesta debe crear un debate en diferentes escenarios: en la familia, en las instituciones, escuelas, medios de comunicación y otros espacios.

(Nota publicada en www.noticias.canal22.org.mx )

4 comentarios:

P´PITO dijo...

he he heyyyyy

que ha´bido compa....

oye muy buen post...

no pos si con eso de
• Tanto políticos como ciudadanos salen con bajas calificaciones..

yo ya sabia...!!!! pero me daba verguenza ponerlo y que el mundo se entere....como quiera ya andamos en boca de todos con eso de la porcina madre!!!!

viva mexico chingao!!......

MoRb0sO dijo...

Jajajajaja, no manches mi estimadísimo Ruy!!

En cuanto leí tu título de post en mi blogroll lo primero que dije fue:

Noooooo??? Júralo!!!??


jajajajaja. Es que no manches, este tema es un círculo vicioso que nomás no para.

Como siempre, excelentes temas, muy buenos posts!!!

Qué decir de asté siñor letrado!!!



Saludos!!!

Rafael Valladares de la Santa Cruz dijo...

Poco a poco se van consiguiendo las cosas, no pueden esperar que de golpe la gente se acostumbre a algo tan nuevo para ella; hasta hace algo más de 10 años en Méjico no se podía decir que había democracia; a decir verdad históricamente Méjico nunca ha sido muy ejemplo de democracia. Lo importante es que las cosas van mejorando, no como en otras partes, como en Venezuela, que a pesar de tener la tradición democrática más antigua de América Latina desde hace 10 años recorre el camino inverso.
Saludos

RUY dijo...

Sin duda quieren que creamos que con procesos de elección, en donde votamos cada tres o seis años por candidatos, México vive una democracia, pero nada más alejado que esto.

Fuera de un proceso electoral, la participación del mexicano en la toma de decisiones se achica hasta desaparecer. Creo que conocer los resultados de trabajos como el que publicó Marcos, nos debe llevar a tomar alguna de estas dos decisiones: seguir pasivos y expectadores, o ser activos y partícipes en la lucha por la democracia en el país.

A mi me gusta la Zona